Cine

El Origen de los Guardianes: El poder de creer

Para los padres, la ilusión conque sus hijos se levantan el día de Reyes es algo que no se paga con dinero. ¿Pero qué pasaría si de esa felicidad no se ocupasen los padres, sino los mismísimos Reyes Magos? Ese es el punto de partida de la nueva película de Dreamworks para estas navidades, El Origen de los Guardianes, donde los personajes fantásticos que regalan ilusión a los niños son unos guardianes que velan por su bienestar y sus sueños.

La película tiene como protagonistas a los Guardianes Norte, un Santa Claus rudo y bonachón; el Hada de los Dientes, la versión anglosajona de nuestro ratoncito Pérez, Bunny el conejo de Pascua y Sandman, el Creador de Sueños. Si bien es cierto que estas criaturas son de origen europeo, algunas son poco conocidas en nuestro país, como Sandman o el conejo de Pascua. Sin embargo, al final esto no importa, ya que se deja bien claro la función de cada uno y para quien no los conozca no resulta difícil conocerles.

La historia de El Origen de los Guardianes gira en torno a Jack Escarcha (en inglés Jack Frost, que seguro que le suena a más de uno de otras películas), un espíritu mágico al igual que los Guardianes , que representa el frío invernal y las heladas. Es elegido como nuevo Guardián ante la amenaza de Sombra, alias el Coco/Hombre del Saco, que amenaza el bienestar de los niños de todo el mundo. Através de Jack y Sombra, la película explora el deseo del reconocimiento de los demás y la búsqueda de nuestro lugar en el mundo, algo con lo que muchos chavales pueden sentirse identificados, ya que son temas que se van presentando a medida que vamos creciendo. Otro hecho interesante que plantea es la fortaleza de uno cuando los demás creen en él, algo tan real como la vida misma y que hace ver que el indivudualismo muchas veces no sirve de nada, que necesitas a gente respaldándote y que te apoye. Son valores muy positivos para los niños (y no tan niños) y hacen que la película gane muchos puntos en cuanto a madurez narrativa. Nada de ideas ñoñas ni de tratar al espectador infantil como si fuera tonto, aquí se ve claramente el dolor del abandono por parte de los demás, y la soledad y amargura que eso conlleva.

En cuanto a la animación, El Origen de los Guardianes es una maravilla. Las mejoras técnicas dotan de gestos y ademanes cada vez más naturales a los personajes en CGI, y los acerca más a los actores que les dan vida. Pero lo que se lleva la palma es la arena mágica del Creador de Sueños, es pura maravilla flotante. Pasando a la música, la banda sonora me parece correcta aunque un poco floja, no tiene un tema realmente épico, y al principal le falta un poco de chispa, pero es pegadiza y eso siempre da puntos de cara al espectador. Por último, decir que es un detalle que, al menos en el caso de Sombra y el Conejo de Pascua, hayan tenido el detalle de poner al actor de doblaje habitual de sus intérpretes originales (Jude Law y Hugh Jackman, respectivamente). Ya podrían hacerlo siempre, la verdad.

Tenemos aquí una buena opción para ir al cine en familia, pues El Origen de los Guardianes tiene magia, ilusión, personajes conocidos, acción y un mensaje muy positivo para los niños sin caer demasiado en tópicos, respetando la inteligencia de los más pequeños de la casa. Si tenéis niños, id a verla; y si no, también, pues la disfrutaréis tengáis la edad que tengáis.

Anuncios

Un pensamiento en “El Origen de los Guardianes: El poder de creer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s